×

El Gobierno daría marcha atrás en la reforma legal de los biocombustibles

  • Compartir

El Gobierno daría marcha atrás en la reforma legal de los biocombustibles

El Gobierno daría marcha atrás en la reforma legal de los biocombustibles

El Poder Ejecutivo, luego de una reunión mantenida entre el ministro del Interior Guillermo Francos con ministros y funcionarios de Córdoba, Santa Fé,  Tucumán, Salta y Jujuy, comenzó a dar señales de que está dispuesto a reescribir el capítulo dedicado a los biocombustibles en la ley ómnibus.

Fuentes que participaron de la reunión entre Francos, el secretario de Agricultura Fernando Vilella; la subsecretaría de Transición y Planeamiento Energético, Mariela Beljansky, y el subsecretario de Combustibles e Hidrocarburos, Luis de Ridder; que dependen de Luis Caputo, dijeron a Bichos de Campo que el Ejecutivo mostró “bastante predisposición” a corregir el texto correspondiente al capítulo de Biocombustibles, y que ya había generado fuertes rechazos de todas las provincias con intereses en el asunto, ya que tienen industrias que convierten los cultivos en combustibles renovables.

En esa industria, fundada hace menos de 20 años, pensaban que en el gobierno de Milei iban a tener la chance de elevar esos porcentajes de corte, siguiendo la tendencia de otros países. Pero luego se desayunaron con el megaproyecto que la pretensión del libertario era liberalizar por completo ese programa de gobierno, para desmantelar el sistema de cupos y dejar que las petroleras pacten precios y volúmenes libremente.

Por eso los ministros de Agro y Energía de la Región Centro (Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos), y sus pares de Tucumán y Jujuy, fueron con caras de pocos amigos a la reunión con Francos, el ministro político de la gestión Milei. Allí se sorprendieron con que Vilella, que siempre se manifestó como el más firme impulsor de la sustitución de hidrocarburos por biocombustibles, era el más entusiasta a la hora de revisar (y reescribir sobre la marcha) el texto frío enviado por el Ejecutivo.

Así las cosas, el anteproyecto enviado al Congreso fue rechazado de plano por Córdoba, donde está la mayor producción de bioetanol de maíz; Jujuy, Salta y Tucumán, donde ese mismo combustible se desarrolla a partir de la caña de azúcar; y Santa Fe y Entre Ríos, que tienen plantas que transforman en biodiésel el aceite de soja. Todos estos bio se utilizan para “cortar” obligatoriamente los combustibles fósiles, en proporciones que actualmente son de 7,5% para el gasoil y del 12% para las naftas.