×

Miguel de Achával : “Nuestro mayor problema son los factores externos que hacen que el negocio no sea tan bueno”

  • Compartir

Miguel de Achával : “Nuestro mayor problema son los factores externos que hacen que el negocio no sea tan bueno”

Miguel de Achával : “Nuestro mayor problema son los factores externos que hacen que el negocio no sea tan bueno”

Entrevista de Martín Olaverry /Agro del Sur. 

Sin dudas uno de los referentes más importantes de la ganadería en general y de la industria frigorífica en particular es Miguel de Achával.

Este argentino ha sido un innovador en materia de feedlots en el mundo y es un gran conocedor de la carne vacuna en todos sus porcesos. Actualmente está al frente de Grupo Juramento en Argentina.

Con él en Agro del Sur abordamos el mercado internacional y en especial la relación de esta parte de Sudamérica con la Unión Europea.

¿Qué es el Grupo Juramento?

Grupo Juramento pertenece a la familia Brito, una familia muy empresaria de la Argentina, son dueños del Banco Macro, y después tienen varios emprendimientos en Argentina, muy argentinos, diría yo. En Salta, un campo grande de unas 80.000 hectáreas, con una cría de Brangus y Bradford de alta gama, con un feedlot de capacidad de 60, 70.000 animales, tenemos esa cantidad, y después tenemos un frigorífico en Orán, donde faeneamos 530, 550 animales todos los días, parte de hacienda propia, parte compramos a nivel local, y ahí aprovecho un comentario, el norte argentino, creo que hay que reconocerlo por el cambio genético que ha generado en los últimos 10 años, ¿no? Ves una hacienda Brangus y Bradford de alta calidad, lo que hace que en mi caso, que me gusta la industria feedlotera y la industria frigorífica, arranco cómodo, diría yo, medio malcriado casi. Una empresa muy interesante, yo hace dos años que estoy con ellos, Jorge Brito Padre falleció en un accidente hace unos años, y la familia me puso cargo por un tiempo, y la verdad que desafiante. Salta es desafiante, está allá lejos, pero interesante lo que te voy a mencionar, porque los altos costos de logística hacen bien a que el país se federalice, digo yo, ¿no es cierto?, porque nos hace producir, procesar en el mismo lugar y no andar moviendo materia prima de un lugar a otro. Sale tan caro moverla, que lo mejor es procesarla, darle valor, y entonces cuando mueves algo, mueves algo de mayor valor que solamente una materia prima.

¿Y hoy cómo está el negocio en Argentina? Fundamentalmente por el cambio de gobierno y las medidas que se han tomado.

El negocio está difícil, te diría muy difícil, la industria frigorífica está perdiendo plata, sin lugar a duda, pero creo que hay una cosa que vos y yo sabemos muy bien. La industria frigorífica vive en una ola, digamos, ¿no es cierto?, que se pierde, se gana, se pierde, se gana, el mundo de la industria frigorífica funciona así, ¿no es cierto? No hay que asustarse por eso, lo importante es, el argumento cuando uno está perdiendo tiene que cambiar la bocha, pero yo creo que en la Argentina nuestro mayor problema no es la parte operativa y productiva, sino los factores externos que hacen que nuestro negocio no sea tan bueno, yo creo que puedo ser un gran productor, un gran generador de carne, a nivel ganancias diarias, conversiones, marmoleo, etc., etc.. Pero tengo factores externos que hacen que mi negocio no sea rentable, llamalo impuestos, llamalo informalidad en la Argentina, llamalo impuesto país, llamalo retenciones, entonces todo eso ensucia el negocio y nos hace hablar de cosas que no son el negocio, ¿no es cierto?, y eso es malo porque cuando uno prepara un negocio a cielo abierto tiene unas perspectivas de largo plazo, y este mundo financiero te lo acorta de tal manera que realmente te vuelve loco, ¿no?

¿Se imagina una Argentina, por ejemplo, perdiendo participación en el mercado?. Europa es un mercado histórico para Argentina con casi 30.000 toneladas de Hilton, ¿esta situación cómo va a impactar o qué deberíamos de esperar con respecto a Argentina en el mercado internacional en este marco?

Yo no creo que vaya a perder Argentina, lo que yo sí me gustaría que pase es que Argentina cambiara el modelo de exportación y de ser paranoicos con Europa. Yo creo que Europa le está diciendo al mundo no quiero más carne, especialmente a Argentina y a Sudamérica que pone cada día más restricciones, cada día más restricciones, y yo creo que hay momentos en que decirle, bueno, Europa, si no querés mi carne o querés que la produzca de forma tan diferente de lo que mi mundo me da, mi cielo abierto me da, y no te vendo más, o comprame como lo que tengo yo o no te vendo más. Yo creo que este año, por ejemplo, la cuota Hilton no se va a cumplir, que no me parece nada, no pasa nada que se cumpla o no se cumpla, fíjate que Estados Unidos tiene una cuota con Australia muy grande y a veces se cumple y a veces no se cumple. El negocio es el que dice si la cuota se cumple o no se cumple. Y por otro lado, la dependencia de China, hemos hablado muchas veces, China no era infinito, gracias a Dios está China, pero sin lugar a dudas el futuro de la exportación en carne en cuanto a crecimiento es mucho más Asia que Europa. Chile es un importante mercado para nosotros, la comunidad judía, ya sea la israelí, la americana, son mercados importantes para nosotros. Hoy en Argentina, uno de los mejores negocios es Estados Unidos, mucho más que cualquier otro mercado. Entonces, no nos asustemos por eso, pero no seamos tan cabezaduras y pensar que si no le vendo a Europa no soy un buen frigorífico argentino. Europa es un continente que no quiere recibir carne y pone restricciones y todo para el arancelario. Hasta creo que los miembros europeos están un poquito preocupados por la cantidad de cosas locas que están pidiendo.

Estados Unidos lo ve con una situación que va a permanecer con este nivel de precios, incluso siendo una opción interesante hasta por fuera de cuota, pagándose el arancel del 26,4, ¿o es algo puntual que hoy vive Estados Unidos con este nivel de precios?

Bueno, es un poco puntual por la liquidación que tuvieron, eso sin lugar a dudas, pero lo que tiene Estados Unidos son dos o tres cositas que vale la pena mencionar. Uno es una variabilidad étnica muy interesante. En Estados Unidos tiene gente que le gusta la carne bovina magra, la con mucha grasa, la que es más o menos, la que sirve para hamburguesa, la que sirve para hacer bifes, es muy bueno el mercado, muy fuerte y una economía sólida. Entonces Estados Unidos es un buen mercado. Cuando mencionas lo de la cuota, el costo del 26%, creo que ahí vale la pena un punto aparte, y hablo por Argentina porque no conozco bien Uruguay. Argentina abre y abre y abre mercados, y eso está buenísimo. El problema es que cada vez que abre un mercado se olvidan de la última frase que en el contrato tienen que ver qué arancel hay que pagar para entrar, y generalmente son todos altísimos. ¿Por qué son altos? Porque como somos un poco cerrados en nuestra forma de ver el mundo económico, siempre quiero exportar pero no quiero que nadie importe, y el mundo no funciona así, ¿no es cierto? Entonces, si yo quiero exportar, tengo que permitir que a quien le exporte me importe algo, ¿no es cierto? Y cuando no lo hago, ¿qué hace? Me pone aranceles del 20%, del 40%, del 15%. Me mezclo un poquito con el tema Unión Europea-Mercosur. Un convenio que no arrancó nunca bien, nació mal, es bobo. Ahora está en terapia y no lo queremos desenchufar, tenemos miedo. Desenchufarlo, que muera, ¿no es cierto? Pero yo siempre doy este ejemplo,. Cuando yo iba a la escuela, no era amigo de todos los chicos de mi grado, era amigo de cuatro o cinco, de uno sí, de uno no, de uno sí. Acá con Unión Europea-Mercosur me quieren que sea amigo de 27 países a la vez. Es imposible, yo no quiero ser amigo de los 27 países. Como país, por ahí quiero hacer negocios con un francés, otra vez con un español, otro día con un italiano, pero no como grupo, ¿no es cierto? Yo creo que si hay algo que hemos aprendido en el siglo XXI, es que las relaciones comerciales son bilaterales y no multilaterales. Y a la Argentina le cuesta, es como un cuchillazo en el corazón cuando le decís rompamos Unión Europea-Mercosur. Le duele, es como si le estuvieras hablando mal de la madre.

Recién al pasar mencionábamos el tema China. ¿Se imagina un escenario de China mejor en materia de precios? ¿O China cambió’, va a mantener las compras en volúmenes, pero a precios diferentes, bueno, hubo momentos de pico por situaciones muy puntuales o específicas que se dieron, pero ¿Piensa que hay un cambio de China que es ahora estructural, mantiene volúmenes y a precios más bajos?

Sí, yo creo que esa es la China que vamos a ver. Volumétrica, con sus nichos de alta gama, y no nos equivoquemos, China es un buen mercado, va a ser un buen mercado, va a tener demanda de cortes de calidad, de marmoleo, de clasificación, como quieras llamarle, pero volumétrico va a ser siempre. Igual que Brasil, que es un país de exportación volumétrica, cada día tiene sus marcas, sus nichos, vos ves marcas Las Lilas, Swift tiene ese tipo de cosas, o sea, van apareciendo, pero sí, lo veo como volumétrico, sin lugar a dudas.

Está trabajando con una empresa uruguaya que es UIB, en lo que tiene que ver al tema certificación, a todo lo que es la parte de tipificación, ¿cómo lo están encarando a este tema? ¿Y qué experiencia tienen con esta empresa uruguaya que es UIB, con respecto a lo que es el trabajo que están desarrollando en Argentina?

Nosotros, no me acuerdo cómo lo conocí a Sebastián y a Martín (directores de UIB), no me acuerdo, pero… no me acuerdo cómo los conocí, la verdad que donde nos encontramos por primera vez no me acuerdo, pero evidentemente llamaron mi atención cuando mostraron que por un teléfono celular yo podía hacer lo que había hecho en Estados Unidos con un aparato gigantesco y una cámara y luces por todos lados. Dije, estos muchachos tienen lo que quiero, ¿tienen lo que quiero? No, tienen lo que necesita la industria. Es tan fácil, es tan fácil el proceso, que la verdad es una picardía que no se lo demande más, ¿no es cierto? ¿Hay razones? No, no las hay. Porque la verdad que no hay razón para la cual no poder clasificar un pedazo de carne. Todos sabemos que las tipificaciones sudamericanas son malísimas. Y ahí voy, a la argentina, a la uruguaya, a la brasilera y a la paraguaya. Las tipificaciones se basan en conformación y en dentición. Y eso no es calidad de carne, ni acá, ni en la China, ni en Estados Unidos. Busquen en la bibliografía, busquen en Google y díganme si conformación de la red determina calidad. Y yo vendo carne y calidad de carne, no vendo conformación. Silueta no me da calidad. Y no entiendo dónde tropezamos con ese argumento. Porque si es así, ¿por qué no usamos la tecnología, no es cierto? Que en tres minutos te dice, este corte, este ojo de bife que tiene estas características da una correlación con el resto de los músculos que tiene esa media red. Está recontraprobado, no hay nada, nada, nada que probar. Metete en Google, metete en las universidades americanas u australianas y no hay nada que probar. Está totalmente probado. ¿Qué nos pasa? Tenemos miedo, la industria no lo quiere, el productor no lo quiere. El productor no se anima a que le digan, mira, de las 100 medias redes que mandaste 40 eran buenas y 10 eran malas, por lo tanto tu precio va a ser bueno para las 40, malo para las 10. O es el frigorífico que no quiere y prefiere manejar el bulto y en el bulto gano dinero. Gran pregunta. Pero lo peor que nos pasa, ¿sabes qué es? Yo creo. Y ahí voy a nuestro manejo en inversor a Juramento. Yo cuando saco hacienda de un corral, trato de sacar el corral entero, ¿cierto? 100 animales. Y dentro de 100 animales, como en cualquier familia, hay algunos un poquito más altos, un poquito más bajos, un poquito más gordos, un poquito más flacos. Pero una vez que yo faené ese animal, y cada uno de esas megas redes, la pongo en una rielera diferente para darle un destino diferente. Faeno animal, agarro la red, la clasifico y de ahí le doy un destino. Y eso es lo que tengo que hacer, y eso es lo que hace el mundo. ¿Y por qué en Sudamérica no lo hacemos? Todavía no lo sé. Esta gente tiene el instrumento para hacerlo, no es caro, hay que empezar a usarlo. Yo estoy a punto de empezar a ofrecer ese servicio a los productores. ¿Viste? Muchas veces la industria frigorífica no lo deja entrar al productor. A ver, hay un poquito de celo ahí. Cero fundamentado para eso, no hay ninguna razón por la cual hacerlo. Pero yo creo que, no sé si le va a servir al productor que yo le diga, mira, de los 10 novillos que tenía, 5 eran muy marmoleados y 3 no. No sé si va a servir mucho eso, pero por lo pronto quiero que el productor, cuanto más el productor sepa de la carne que produce, más fácil va a ser la relación que yo tenga con él. Cuanto más yo le pueda mostrar, es como el autopartista, cuanto más me muestras vos, si tus piezas son buenas, mejor auto voy a tener yo. Acá pasa lo mismo, cuanto más yo le demuestre al productor qué buena carne tiene o qué calidad de carne, mejor carne yo voy a poder procesar y vender. O sea, cortemos el antagonismo, porque no sirve para nada, y es un tema generacional. La gente joven yo creo que ya no piensa lo mismo de la industria de lo que piensa el productor padre. Esa discusión es aburrida.

Recién hablaba de lo que es los sistemas de tipificación. Aquí en Uruguay ahora se está terminando de instalar un sistema automático de tipificación. El mundo ya va, o el mundo tiende a ir, hacia procesos que van más adelante dentro de lo que es, la línea de producción en el frigorífico y no tanto quedarse en lo que es la conformación de la carcasa. ¿Qué opina sobre ello?

Cien por cien. Yo una vez estaba en una charla y había gente muy orgullosa de lo que estaban presentando y yo les decía, espero que nunca lo apliquen, porque están haciendo lo mismo que hace el resto de Sudamérica. ¿Qué es de innovador? ¿Mecánico o no mecánico? ¿Qué es de innovador? Determinar la conformación física de una media res. ¿Qué tiene de innovador eso? Si yo no vendo media res. Yo vendo músculos anatómicos. Lo que tengo que analizar, es mi calidad de músculo anatómico.

.