×

“Si no fuera por el feedlot, hoy en Argentina no existiría carne de alta calidad”

  • Compartir

“Si no fuera por el feedlot, hoy en Argentina no existiría carne de alta calidad”

“Si no fuera por el feedlot, hoy en Argentina no existiría carne de alta calidad”

Alberto Pafundi es productor ganadero de la Provincia de Santa Fé. Su campo se encuentra ubicado cercano a la localidad de Totoras, en el centro de la Provincia. Es uno de los referentes del engorde a corral de la zona centro del país.

En charla con Valor Agro Argentina, se presenta y habla de su tarea de campo.

“Nosotros somos una empresa familiar, una pyme, hace aproximadamente 16, 18 años que estamos trabajando en esto. Comenzamos con un encierre muy rudimentario y lo fuimos perfeccionando a través de los años, incorporando tecnología y perspectivas de crecimiento, siempre con los planos de antemano para realizar y no tener problemas en el manejo del feedlot, el cual requiere de un ordenamiento. Si bien es un trabajo que se hace a campo, pero yo siempre digo que es como el quirófano, todo lo que no se hace pensado y con seriedad y con inteligencia, tarde o temprano te pasa factura”, nos contó Pafundi.

Y relató “Nosotros fuimos tecnificando, a raíz de eso tenemos control de distribución por vía computación. Cada mixero lleva consigo una tablet, donde sale el resultado de la distribución de la dieta en cada corral. Esa información vuelve una vez transcurrido la distribución, vuelve a la computadora en el centro de monitoreo y se guarda esa información por los 30 días de distribución, el control es exhaustivo. No se permite ni al palero ni al mixero que tenga volteo en la distribución de los corrales. Eso hace a tener una seriedad y una responsabilidad, ya que nosotros somos un feedlot que prestamos servicio de hotelería, brindar esa información con lo más exacto posible de la distribución del alimento”.

¿Cómo está la situación del engorde?

Para el ganadero “el engorde en nuestro país es una aguja muy variable. Hay días que tenemos una ganancia exorbitante y al día siguiente tenemos una pérdida escandalosa. O sea que nuestras administraciones de Gobierno nunca han observado la producción como un ente del cual se debe tener respeto, por lo que se está distribuyendo alimento hacia todo el país. Hoy si no fuera por el  feedlot, en Argentina no existiría carne de alta calidad”.

Se refirió a la sequía que ha azotado al país y como repercute esto en los precios de la hacienda: “En este momento, a raíz de la sequía que se produjo en el año 2023, tenemos un rebote de precio en el principal insumo que es el maíz para el engorde y se hace muy difícil manejar que el engorde pueda tener una pista de rentabilidad. A raíz de eso, hay que ser muy inteligente para la compra de la invernada, ya que el precio del maíz no podemos modificarlo, porque es un precio que está fijado por la Bolsa de Cereales, que todos tomamos como parámetro. Entonces, la compra de la invernada hoy es fundamental para poder tener un alivio en la rentabilidad. Comprar cerca, los fletes son abusivos, está muy difícil traer hacienda de más de 300 kilómetros. Comprar cerca, y manejar los volúmenes bien ajustados. Hay picos de encierre y hay restricción de encierre. Entonces, hay que tratar de mantener siempre el stock para que ese número del costo de distribución, el costo de mantenimiento de maquinaria, electricidad, personal y todo eso esté acorde a la cantidad de hacienda que está encerrada. Cuando se baja de un número pico, se comienza a haber pérdida en la rentabilidad porque los gastos superan la cantidad de la encierre”.

En el mismo sentido, el productor santafesino hizo referencia a su actividad: “Nosotros somos un feedlot que tenemos permanentemente entre 5.500 y 6.000 animales en engorde. Con un frigorífico que hace ocho años que está trabajando junto con nosotros y que le brindamos el engorde. Está a 50 kilómetros del establecimiento de engorde, sobre ruta y tienen una vía de escape para los días de lluvia, donde no pueden sacar de otros lugares. Siempre le proveemos para la faena”.

El tiempo que viene.

Pafundi tuvo un aparte para consideraciones políticas y económicas sobre el tiempo que viene con la nueva administración de Javier Milei. “Con respecto a la nueva conducción, la verdad que tenemos depositada una esperanza. La administración que se fue, la verdad que era ya insufrible, no se podía respirar con esta gente, asfixiado por todos lados, con impuestos, retenciones, con los desdoblamientos cambiarios que nos estaban matando. Esta administración de entrada liberó siete cortes que eran claves para el manejo de la exportación, para abrir nuevos canales de exportación. Eso hizo que se afirmara el precio de la hacienda y que se ponga un poco más estable. Hoy, si bien no está en los parámetros que quisiéramos, porque en realidad tendríamos que estar alrededor de los 3 dólares, 3 dólares con 20, 3 dólares con 30, el valor del kilo de gordo para consumo, estamos apenas logrando 2 dólares. Y bueno, está por debajo de los precios que realmente necesitamos para que esto sea rentable y que se pueda trabajar y producir con tranquilidad”, reflexionó. Y sumó: “Esperemos que esta nueva administración conduzca de la mejor manera posible, que le vaya muy bien al Gobierno, es lo que necesitamos, y ver que en el futuro tengamos política de Estado, donde ningún funcionario que se suceda venga y cambie las reglas, como nos vinieron haciendo durante todos estos 20 años de un gobierno populista. Creo que estamos más o menos en claro de qué es lo que queremos. Por suerte las retenciones no se han tocado y estamos en la puerta de una nueva administración”. Se animó a aventurar que puede haber “Una nueva devaluación, lo cual va a elevar un poco más el precio de la carne en pie o carne en gancho, como nosotros trabajamos, entregamos a los frigoríficos carne en gancho, y bueno, eso va a mejorar la performance del feedlot y nos va a dar la posibilidad de seguir incorporando tecnología, que por lo que hemos tenido en conducción de gobierno, hace dos años más o menos, no se pueden hacer inversiones superiores porque no hay crédito, la financiación es muy cara y no es rentable tomar un préstamo para hacer una inversión. Nosotros veníamos con la maquinaria, renovándola todos los años, íbamos incorporando maquinaria que iba teniendo más de cuatro años, íbamos incorporando una nueva y ahora ya tenemos máquinas de seis años que no la podemos renovar. Por lógica, si esto cambia, lo primero que vamos a hacer es renovar ese parque de maquinaria que ya supera los cuatro años”.

Derechos de exportación y libertad de mercado

Desde lo económico, finalmente analizó que “Los derechos de exportación son un cepo económico para el productor, pero lo más complicado para el sector agropecuario es el desdoblamiento cambiario y tener las exportaciones cerradas. Para la producción agropecuaria argentina es fundamental tener libertad de mercado. Es mucho más genuino para el país el ingreso de divisas a cobrar o quedarse con un porcentaje en DEX. A los productores argentinos, si le liberan las manos para producir con la tecnología y la calidad de suelos que cuenta, puede duplicar el volumen de granos y carne por año. Necesitamos tener reglas claras y ser serios en negociación comercio exterior, ya que el mundo tiene necesidad de alimento y nosotros todavía estamos mirando para otro lado. Les dejo una reflexión que escuché de un embajador argentino en China en un Congreso ganadero en Rosario que se hizo en el año 2020. Diego Guelar dijo en el año 2050 la población mundial va a superar la producción de alimentos. Debemos prepararnos para lo que se nos viene”.