×

Rivara en la apertura de A Todo Trigo: «Sr Presidente…en el campo no hay plata»

  • Compartir

Rivara en la apertura de A Todo Trigo: «Sr Presidente…en el campo no hay plata»

Rivara en la apertura de A Todo Trigo: «Sr Presidente…en el campo no hay plata»

El discurso de apertura de «A Todo Trigo» en Mar del Plata, por parte del presidente de la Federación de Acopiadores, Fernando Rivara, estuvo signado por viejos reclamos, como la eliminación o eventual baja en las retenciones para el complejo agrícola.

Sin embargo, en esta ocasión, Rivara apuntó también con críticas a la gestión del Gobierno nacional, las Provincias y las Intendencias.

«Para alcanzar esos objetivos necesitamos normas claras, justas y transparentes que permitan aumentar la productividad, producir, crear trabajo y generar riqueza.  Porque no tengan la menor duda: argentina sale de la crisis de una sola manera: trabajando y produciendo con eficiencia; no hay otro camino. Entendemos que las finanzas ocupen un lugar preponderante en la gestión gubernamental actual, pero hay que tener muy en claro que no hay salida si paralelamente no se atiende a la productividad. Los dólares no van a venir por ayudas externas, van a venir por exportaciones de trabajo argentino», dijo explícitamente en el comienzo de su discurso. 

Y apuntó a las cabezas de las administraciones: «Me voy a tomar el atrevimiento de hablar en nombre del campo argentino: Sr. Presidente, sres. Gobernadores, sres. Intendentes: en el campo no hay más plata ¡se acabó, miren para otro lado!» . Y sumó: «Porque, no obstante este reciente cambio positivo en los precios, una mirada hacia el futuro en términos del crecimiento sostenido de nuestra economía, sin restricciones externas, nos obliga a trabajar en la eliminación de los derechos de exportación del trigo».

Rivara inistió: «Si Argentina no tiende  una mirada a la productividad pagará un precio muy caro.  Nos dicen que las cuentas del estado no cierran.  También le aportamos la solución al sr presidente: elimine el privilegio que tiene un grupo de empresas instaladas en tierra del fuego. Son más de 1.000 millones de dólares cada año.  Desde 1972 todos los argentinos estamos regalando a esos empresarios  montañas de dólares.  Es hora de decir basta ¡son 52 años y más de 40.000 millones de dólares! Basta de meterle la mano en el bolsillo a gente que está cosechando mucho menos de lo que pensaba, para regalarla a un grupo de privilegiados».